31 dic. 2019

Año nuevo, año viejo

ESRUZA
Son vísperas de Año Nuevo,
el Año viejo termina, el frío congela los cuerpos,
y también algunos corazones. 
¡Oh Dios! 
Si tan sólo se pudieran alejar las soledades congelantes y volver a sentir ese calor que necesitan las almas. Sacar de si las soledades que penetran algunas existencias,
esa necesidad de recordar horas y tiempos pasados que se van muriendo lentamente quedando en el olvido. Qué triste puede ser un Año Nuevo.
Afuera amanece una capa de hielo que todo lo cubre,
también algunos corazones dejando sólo recuerdos y sentimientos congelados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario